Lunes, 14 Septiembre 2015 21:45

Ecocidio: Deforestación

Si se mantienen las tendencias actuales, entre 2010 y 2030 podrían destruirse 170 millones de hectáreas de bosque en once lugares del planeta donde se concentra más de 80% de la deforestación en el mundo, según reveló el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) denominado ‘Bosques vivos’.

El punto más alarmante es que estos frentes de deforestación se encuentran situados en algunas de las zonas más ricas en flora y fauna silvestre del mundo y, por ende, algunas de las especies se encuentran en peligro de extinción, pero lo más impactante es que en todas ellas hay asentamientos de comunidades indígenas.

Estos frentes de deforestación se encuentran en la Amazonía, en el Chocó-Darién (Colombia y Panamá), el bosque Atlántico, el Gran Chaco (Argentina, Bolivia y Brasil), así como en Borneo (Asia), El Cerrado (Brasil), la cuenca del Congo, África Oriental, el este de Australia, el Gran Mekong (Tailandia- Vietnam), Nueva Guinea y Sumatra.

Rod Taylor, director del programa mundial de bosques de WWF alarmó con esta comparación: “Imaginemos que desaparece en apenas 20 años un bosque del tamaño de Alemania, Francia, España y Portugal juntos. Estamos pensando de qué manera podemos hacer frente a ese riesgo para salvar a las comunidades y culturas que dependen de los bosques, y velar porque estos sigan almacenando carbono, filtrando aguas, suministrando madera y siendo el hábitat de millones de especies”.

El estudio de la WWF se apoya en sus propios informes anteriores que demuestran la tendencia de que si no se toman medidas, al llegar el 2050 desaparecerán más de 230 millones de hectáreas de bosques. La entidad asegura que esta pérdida debe ser reducida a casi cero en 2020 para evitar mayores efectos del cambio climático.

Causas del desastre

Según el informe, la principal causa de la deforestación a nivel mundial es la expansión de la agricultura, incluyendo la ganadería comercial, la producción de aceite de palma y de soja, así como las invasiones de pequeños agricultores. La tala ilegal e insostenible y la recolección de leña pueden contribuir a la degradación de los bosques, mientras que los proyectos de infraestructuras minera, hidroeléctrica y de otros tipos impulsan la construcción de nuevas carreteras, que abren los bosques a los colonos y la agricultura.

Según reciente informe sobre Amazonia de la revista Semana, “la región se ve amenazada por la sobreexplotación de recursos y el avance de las actividades de producción. Cifras de la gran cuenca amazónica que ponen en evidencia sus principales riesgos:

• 84% del territorio amazónico de Perú está destinado a actividades petroleras (producción, exploración o terrenos disponibles). Siguen Colombia con 40% y Ecuador con 21%. Existen 81 lotes petroleros en estado de producción. En Colombia, los lotes petroleros en producción ocupan 2.044 kilómetros cuadrados.

• Las zonas mineras ocupan 15% de las áreas protegidas, y 19% de los territorios indígenas de toda la cuenca amazónica latinoamericana. Guyana es el país con más áreas de zona minera dentro de su territorio amazónico, con 67,5%. En Colombia el porcentaje es de 10,4%”.

Según Rod Taylor, “las amenazas a los bosques no proceden de una empresa o de un sector, y suelen ser transfronterizas. Se requieren soluciones centradas en todo el paisaje. Esto significa tomar decisiones de manera colaborativa en torno al uso del suelo, y que tengan en cuenta las necesidades de las empresas, las comunidades y la naturaleza”.

Panorama en Colombia

En 2013 se talaron en Colombia el equivalente a 242.000 canchas de fútbol. El año pasado tumbaron 120.933 hectáreas de bosques, un terreno casi igual al que ocupa Bogotá, ubicadas en la Amazonía, y principalmente en Caquetá, Meta y Guaviare, que concentran 46% de la pérdida de vegetación en el país, según mediciones del Ideam y el informe de WWF.

Entre Meta, Caquetá y Guaviare se encuentra la aorta del sistema de áreas protegidas (el Área de Manejo Especial de la Macarena AMEM): casi cuatro millones de hectáreas de bosques y ríos donde convergen los parques naturales Tinigua, Cordillera de los Picachos, Sumapaz y Sierra de La Macarena.

Tan solo en la Sierra de la Macarena y sus territorios aledaños conviven 12.000 especies vegetales, 420 tipos de aves, 213 de peces y 63 de reptiles, y el área es un corredor que conecta a la Amazonia con la cordillera de los Andes. Pero justamente entre La Macarena y San Vicente del Caguán se encuentra el núcleo de deforestación más grande del país.

El tema es tan grave, que según el más reciente informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, Colombia se encuentra en la lista de los ocho países más responsables por el daño del planeta, debido a que ha presentado mayor concentración de problemáticas con la conservación de las especies.

En su más reciente informe, el Ideam reveló: “en 23 años se han desconectado dos áreas críticas del noroccidente de la región: la zona que abarca a La Macarena y Tinigua, y las Sabanas del Yarí, una planicie cubierta de pastos en medio de la selva que ha funcionado como tapón para impedir el ingreso de las actividades económicas y colonización al centro del llamado pulmón del mundo.

La deforestación, además, es culpable del cambio climático. Debido a este, por ejemplo, la isla de San Andrés, en 50 años habrá perdido 17% de agua, de acuerdo con Omar Franco, director del Ideam. Además, el informe ‘Glaciares en Colombia’ de la misma entidad, revela que en términos generales, los glaciares colombianos han pasado de 374 Km2 aproximadamente al final de la Pequeña Edad de Hielo a 45.3 Km2 en 2010; es decir, Colombia ha perdido en 162 años, el 84% de su área glaciar. En La Guajira, hace más de 10 meses no llueve, razón por la cual 5.000 niños han perdido la vida y muchos más se están muriendo por falta de agua, y eso que Colombia es un país privilegiado en recursos naturales.

A todo esto hay que sumar los ecocidios deliberados por parte de las guerrillas colombianas, que vuelven el panorama cada vez más desalentador. Si las cosas siguen como van, en poco tiempo el mundo será un lugar inhabitable.

¿Qué hacer?

Según el especial sobre Deforestación, de El Tiempo, en Colombia hay dos programas a largo plazo con los que el Gobierno quiere frenar la deforestación.

Uno se llama ‘Visión Amazonía’, que recibirá aportes de los gobiernos de Noruega y Alemania por 64 millones de dólares para intervenir en Caquetá y Guaviare.

Esto incluye un programa de educación con las comunidades, para que la población entienda la magnitud y consecuencias de depredar el bosque nativo.

A este plan se agregarán recursos del Fondo GEF (Global Environmental Fund) para ejecutar el proyecto ‘Corazón Amazonia’, que se financiará con…

Puede consultar la totalidad de este artículo en nuestra edición impresa #59 del mes de septiembre del 2015 o suscribiéndose a nuestra publicación digital en: http://bit.ly/1URxlqz

Visto 1968 veces

logo-con-transp4

Revista Hechos&Crónicas es la opción perfecta para los lectores que quieren estar bien informados de lo que pasa en Colombia y el mundo. Analiza desde la perspectiva cristiana integral con cifras, datos y hechos, temas sociales, económicos, religiosos, políticos, deportivos, del mundo del espectáculo, entre otros.
Este medio impreso cuenta con el respaldo de la iglesia Casa Sobre la Roca.

 

Contáctenos

Revista H&C

Tel: (571) 6346100 ext 1090
Cel: (57) 320 275 0899
Email: servicliente@revistahyc.com
Dir: Cll 104 # 14a - 22 
Bogotá - Colombia